martes, 20 de septiembre de 2016

Saber vender para generar riqueza, por el pastor Daniel González

Saber vender es la cualidad nº 1 para generar riqueza
Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira,

que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella
para que estuviese atenta a lo que Pablo decía”.
Hechos 16.14

Sabemos que en la antigüedad una mujer sola estaba condenada a la pobreza y a la dependencia de los demás, pero esto no era así en el caso de Lidia. Principios para el Exito por                                  Daniel Gonzalez
Se sabe que ella era una mujer rica e independiente y qué casualidad que justo ella se dedicaba a vender púrpura en la ciudad de Tiatira.

Por lo general, los que han hecho riqueza fueron excelentes vendedores, a pesar de que en muchos casos la venta y el enriquecimiento no fueron un fin en sí mismo. 

Está lleno de genios que terminaron en la pobreza por no saber vender, y de personas limitadas que terminaron en la riqueza por ser buenos vendedores. 

También se ve esto en las empresas, personas tremendamente capaces que no avanzan y otras, mucho más limitadas, que progresan sistemáticamente debido a que saben promocionarse. 

Por supuesto estamos hablando de vender sanamente, sin mentir ni engañar, pues esto no es vender sino estafar. 

Quizás hoy tenés que tomar conciencia de esta cualidad indispensable para tu crecimiento económico y, así como te interesás en aprender distintas destrezas, tendrás que prestarle atención también a esta. 

Que a partir de hoy el saber vender ocupe un lugar primordial en aquello que hacés, para poder crecer más en eso que realizás. 

No te olvides que cuando sabés vender, automáticamente sabrás comprar mejor y esto, sin duda, te ayudará también a prosperar. 

La Biblia dice que Lidia adoraba a Dios y que el Señor abrió el corazón de ella, esto significa que los vendedores también tienen corazón y pueden ser consagrados a Dios.

Yo bendigo tu vida para que en este tiempo puedas progresar laboral y económicamente sabiendo promover todo lo que sos y todo lo que poseés.